18 oct. 2012

Confesión N° 14


Sí. De bolas que sí hubiese amado. Las mamás siempre nos advierten de este punto y una no escucha (o escucha y no oye) lo que las jevas más duras del mundo dicen.
Así que sí. Duele y sigo amando. Duele y sigo ahí porque aún creo en él y en el amor. ¿Mongólica? Échale bolas. ¿Tarada? Why not?. ¿Pendeja? Siempre. ¿Masoquista? Masoquista sí te soy.
Tengo como trescientos defectos más para sumar a la lista y qué le vamos a hacer.

Lo amo y no tengo más nada que decir.

4 comentarios:

  1. Me siento tan identificado con esto (y con lo de masoquista)... Srsly.

    ResponderEliminar
  2. yo si hubiera amado.. de nuevo

    ResponderEliminar
  3. La curiosidad es tan grande que nos hace sordos a las palabras de prudencia.

    ResponderEliminar
  4. Jevita pero sincera, que es lo que importa.

    ResponderEliminar

tú también diVagas