5 dic. 2011

"Mamá, te presento a mi novia"

Hoy me tocó conocer a mi suegra así, inesperadamente, sin anestesia, sin tiempo para arreglarme y meterle algodón al sostén.
Estoy ronca y tengo cara de muerte post-parcial tipo mecojieronmedicuentaperonopuedohacernada. Bien.
Cuando fui a saludar a la señora, no sabía si decirle 'Hoooooola, ¿qué tal?' o darle un besito al aire o qué rayos hacer con mi yo interno y mi cuerpo.

Por lo anterior expuesto, de verdad necesito que nos pongamos de acuerdo, equipo.
Unifiquemos el saludo.
No podemos seguir en el bailecito incómodo de aquel que te va a abrazar y pensaste que te besaría. Ni tampoco en el otro nefasto bailecito en el que abrazaste, te abrazaron, pero te despegaste antes. O viceversa. Mucho menos podemos permitirnos otra vez dar la mano y que nos abracen, dar la mano y que nos den un beso.
PROPONGO...
Que los "Mamá, te presento a mi novia. Novia, te presento a mi mamá" (y demás 'te presento a...', en general) sean de mano y 'un placer, señora' Y YASTÁ.
Porque no me aguanto más el alboroto interno por el ridículo externalizado, ¡unpoquitodeporfavor!

1 comentario:

  1. Jajajajajajaja! Totaaaal! Saludos incómodos que se convierten en besos y luego en abrazos, y una no te me sabe que hacer.

    ResponderEliminar

tú también diVagas