9 dic. 2011

Confesión N°7

Se me incrusta en la vida y la existencia la gente que no es humilde. Yo trato de ser tolerante, pero perder la humildad es como... ¡COÑO, CHAMAAA!

Y como los que pierden la humildad, los que no valoran nada. ¡JESUCRISTOOOOO!

Hace más de 1 semana no piso un McD y estoy súper antojada, pero soy súper pelabolas y mis cachetes parecen la luna.

Me pregunto todos los días cuándo aprenderé a ser una jeva tolerante. TO LE RAR. No es tan difícil, mijita.

No tengo tiempo ni de vivir, pero aún así tengo dos trabajos, una carrera, un novio, una cuenta en twitter y un blog. ¡Hola!

Quiero que todas las jevas del mundo asuman que se masturban. Y que lo disfrutan.

Me he vuelto una persona egoísta desde que no vivo con mis hermanitos.

La palabra GINECÓLOGO me petrifica. Ipso facto.

Escribo, luego existo.

A veces me levanto y nos pregunto a mi yo interno y a mí cuáles son nuestras razones para vivir... Y encuentro cosas como ésta:

Mi infinita admiración a esa gente que sabe de paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

tú también diVagas