16 nov. 2011

NOS FUIMOS

"Normalísimo tener un mal día, chama. No todo puede ir bien siempre, es lógico" le habría dicho yo a cualquier amiga.
Pero nunca pensé que "No siempre vas a hablar bien en tus discursos, no siempre vas a confundir tu horario... Momento, ¿¡QUÉ!?" sería una frase que tendría que repetirme a mí misma durante toda la tarde.

Sí. Confundí mi horario y asumí que mi clase de las 3pm, era a las 4pm y eso me hizo ser merecedora de dos grandísimas -hijasdeputa- inasistencias. 

Es normal tener días nefastos en los que nada va como una quiere, porque, para poner la guinda en la torta, estás en esos días y todo huele mal.
PERO DUELE COMO LA MIEEEEERDA, ¿AH?
Duele horrible ser el punto negativo al que la profesora se refiere para regañar a los demás.
Duele horrible que nadie entienda un discurso en el que trabajaste una semana.

Me fui al horno y no quiero visitas. 
USH!

1 comentario:

  1. chalyvera@gmail.com19/11/11 6:49 p. m.

    Muchas veces confundimos los dias y las horas motivadas por un temor al fracaso...

    ResponderEliminar

tú también diVagas