9 sept. 2011

De crudas verdades

La cruda verdad es que me duele lo que pasó y me partió el alma caer en cuenta y pensar en lo poquito que nos merecíamos un final como éste. El nuestro era un amor bonito, pero demasiado iluso.
Lo otro que me partió el alma fue no tener tiempo para asimilarlo e idear un plan para aprender a vivir con ésta idea. Bueno, no es una idea, es un hecho
De cierto tenemos que... Que ya no nos daba para más, y que -odio ésto- como dice la Shaki: "con lo que nos queda de nosotros ya no alcanza"... Pues así.

Y ya lo asimilé. Ya lo acepté. Ya decidí que lo que queda-ba no se puede estirar y no me alcanza para las noches frías como esta.
Me levanté un día con el guáramo bien puesto y... El resto lo sabes.

La nueva cruda verdad es que escribo éste post con dolorcito, pero un poquito de satisfacción. Y que siempre siempre voy a desearte lo mejor y voy a admirar todas las cosas admirables que hay en ti.

Y ya, porque no sé qué más decir-te.

1 comentario:

tú también diVagas