27 jun. 2014

Ama de casa a los 22: El día que me llamaron "señora"

Farmatodo es mi lugar favorito en el mundo mundial; ningún otro comercio ha sido tan bien pensado como ese: las mujeres afloramos nuestro instinto consumista y los hombres lo disfrutan, ¡es el paraíso!

Un día salimos a cenar (#MiMarido y yo) y de regreso hicimos parada en Farmatodo. Elegimos lo que necesitábamos y... un niño me pidió "permiso, señora" en un pasillo, ¡coñovale! este poco'e cremas para nada... 22 años y la vida me paga así.

Acto seguido, luego de risas de complicidad, nos dirigimos hacia la cala y en la cola, una señora me cuenta que a las embarazadas las dejan pasar primero, y yo le digo que ah, okey, y ella me pregunta que por qué no voy, a lo que yo le respondo en el tono más amable que encuentro que NO estoy embarazada, y ella me mira la panza gorda y me dice que ah, okey.

(Obvio que con la pinta de ese día, y en ese pasillo, me iban a señalar embarazada, pero no lo acepto).
Pudo ser el peor día de mi vida, pero preferí convertirlo en un post.

1 comentario:

tú también diVagas