19 dic. 2013

Random

Esa pared está sucia. Al igual que el escritorio y el piso, que parece haber salido de una película mala o una construcción a medio camino. Me parece mediocre convivir en un ambiente así. La gente debería preocuparse más por sus espacios, si pasa en ellos la mayor parte del tiempo. Por eso las maestras siempre arreglan sus aulas.

Bueno, te decía que todo está sucio y deteriorado y a nadie parece importarle. De hecho, estoy viendo una telaraña. Asco. Y huecos en la pared. Incluso, veo huellas de zapatos en (casi) el techo; dime tú quién coño sube las patas hasta allá y deja su rastro presente.

Los cuadros están torcidos y eso me hace demasiado ruido; casi puedo escucharlos rogarme que ¡PORFA! los acomode. Listo. Pero se volvieron a mover. Qué terquedad, myfriend.

Aun así, me gusta este lugar. Huele a información, huele a sabiduría y a improvisación. Ni moso. Me gusta el ruido de la computadora y el cantar de los pajaritos todo el día. Siempre pienso que están echando cuentos unos a otros.

Huele a tierra mojada y es la lluvia que se anuncia. Mejor vamos a guardarnos ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

tú también diVagas