2 dic. 2012

Crónicas de una relación que moría y yo no podía ver






Me duele.
Me duele que algo que sentí y escribí hace cuatro meses, hoy encaje a la perfección y lo sienta más.

Pienso que el proceso del enamoramiento debe ser reinventado; no me calo más el sufrimiento y el dolor que produce esta vaina.

Dieciséis meses no pasan en vano y los recuerdos son una montaña gigante. Afortunadamente, la montaña del aprendizaje es mucho más grande y yo, aunque no en centímetros, también crecí otro poquito.

Gracias a él por tanto y a mí por darme cuenta a tiempo.

3 comentarios:

  1. El enamoramiento es un simple cachondeo.
    Llega y luego se va.


    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. 16 meses duré yo con Wall-E, crecí muchísimo también. Y perdóname que te lo comente desde el punto de vista egocéntrico. ¡Qué ganas de hablar contigo! No sé por qué. Recuerdo lo bien que estabamos la noche de los mojitos, lo bien que nos sentiamos con ambas relaciones. ¿Qué nos pasó? ¿Qué les pasó?

    ResponderEliminar
  3. Quizás algún día, cuando vuelvas a leer esto, te puedas reír de ello como lo hice yo.

    ResponderEliminar

tú también diVagas