9 abr. 2012

Quéseyo, pana

El peor de los escenarios. Se me cae la cara de vergüenza conmigo, contigo, con Internet y con lo poco que queda de mi pisoteada dignidad.
Entonces vienes a preguntarme por qué. Como si yo tuviese los ovarios para explicarte que tampoco me entiendo. Como si yo tuviese sinónimos decentes para no llamarme pajúa, pendeja e imbécil. Como si tú te merecieses mis innecesarias mentiras. Es más, chico... como si yo supiese mentir. Como si hacer mis idioteces me fuese a llevar a alguna parte.
Así que voy y te doy la mejor de las respuestas:
No sé, malditasea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

tú también diVagas