9 jul. 2011

Y cuando le digo que le quiero se me arruga el corazón, la sangre se me alborota y los ojos se me cristalizan.

1 comentario:

tú también diVagas