14 abr. 2011

Señora

Caracas es una puta. Sí, sí. No me mire así.
Caracas es una puta de curvas peligrosas y piernas largas dispuestas a abrirse a todo aquel que solicite sus servicios.
Caracas es una puta con incontables cráteres e interminables alergias.
Caracas es de esas putas pícaras y siempre seductoras, que no decide aun si llamarse puta u hospitalaria.

Y yo, yo no la juzgo ni un poquito; dicen por ahí -en las calles de la puta Caracas- que "la que no es puta, no disfruta"

3 comentarios:

  1. jajajajaajajja me encantó!
    puedo agregar que Caracas es una puta y nosotros: sus hijos :D

    ResponderEliminar
  2. Ok, creo que esto me marcará cuando vaya por la calle y pasé algo pertubador, sólo pensaré "Caracas si es puta vale" JAJAJAJAJA.
    Au revoir.

    ResponderEliminar
  3. Again, amé. Y me encantó eso de "Caracas es una puta y nosotros, sus hijos".

    ResponderEliminar

tú también diVagas