25 oct. 2010

Déjate llevar

Quiero comer hamburguesa, y cuando la tengo en mis manos, no me provoca más. Tengo las ganas más grandes de llorar, pero no entiendo por qué; no tengo razones (creo). Quiero tomar vodka, y después de dos tragos sacio mis ganas. Tengo sueño, voy a la cama y paso al insomnio. Si hay galletas de avena, yo las quiero de limón. Si tengo las de limón, quiero unas de chocolate. 
Quiero soñar todas las noches, pero me molesto horrible cuando tengo pesadillas. Cuando hay jugo de pera, soy capaz de dejar que me las toquen, por jugo de naranja. Cuando me regalan motivos para desconfiar, decido que es mejor no hacerlo, y cuando no los tengo, soy una loca de mierda cualquiera y los fabrico. 
Quiero llorar y me invento las excusas, los motivos, porque no se me da natural. Cuando tengo motivos, me trago las lágrimas, porque la soberbia puede SIEMPRE más que yo, porque se me jode el maquillaje. Olvido con facilidad lo que mi mamá me dice a las 6 de la mañana, pero jamás olvido los números de teléfono de mis ex.
Estoy llena de miedos, terrores, pesadillas e inseguridades. No puedo ocultarlo. Y tampoco puedo tener el valor de sacar toda esa mierda de aquí. 
No sé quién tiene la culpa de todo ésto. No sé si es él, ella, o yo. 
La preocupación siempre. Las ganas de más. El frío cuando hay calor; el calor cuando hay frío. El querer correr cuando no puedo trotar. La neurosis infinita. 
El humor de mierda.
Que me venga, por favor.

2 comentarios:

  1. La verdad es que lo fanfarron y lo inconforme que somos puede llegar a extenderse hasta cuanto uno le permita llegar. Tonalidades diferentes, esas las tenemos todos y .. son especiales para la gente que de nos aprecia, más allá de la distancia. Un saludo Andre. :)

    ResponderEliminar
  2. Woody Allen diría que tienes -así como Cristina en Vicky, Cristina, Barcelona- : "cronic dissatisfaction". Para mí es una inconformidad arrecha, típica de cuando uno está aburrido con la vida y te sientes desanimado en general, siempre la grama es más verde del otro lado y cuando llegas te das cuenta que es igual de opaca.

    ResponderEliminar

tú también diVagas