13 may. 2010

Mi problema

Tres de mis amigas están con el corazón hecho pedazos, por culpa de tres idiotas que no supieron valorar los mujerones que son ellas. Yo soy la que las aconseja y las invita a una copita de vino, por no dejarlo pasar.
Conmigo seríamos cuatro.
La diferencia está en que no tengo la capacidad de llorar -como ellas- por un tipo que no es ni la mitad de lo que yo pensé. Un idiota total, el que sí te es.
Llorar como un grifo me parece estúpido y masoquista para mí, y DEMASIADO para él. Es como sentir que no merece mis lágrimas, y por mero orgullo y salud propia (?) ceno con ellas.
Pudiese cerrar esta entrada diciendo "no eres tú, soy yo", pero mi orgullo es TAN grande, que tampoco puedo permitirme manchar mi blog de esa forma.
El problema sigue siendo él, y su estúpida forma de pensar. El problema sigue siendo él, y sus mil virtudes anteriores, que ahora se convirtieron en dos mil defectos. El problema sigue siendo él, y su capacidad de cambiarme el estado de ánimo como Rebecca (1, 2, 3; así de fácil). El problema lo tiene él, por no saber apreciar lo que le dí y estaba dispuesta a multiplicar N veces. El problema lo tiene él, por jurar tantas estupideces juntas. Y digo que es de él, porque su remordimiento de conciencia tiene que ser del tamaño de esta entrada, multiplicada por mil.
El problema lo tiene él, por bolsa, por querer cambiar oro por goldfield. El problema lo tiene él, todo en sus manos.

Ahora, lo que no les he contado, es que la del otro problema soy yo.
Porque todavía tengo este dolor de mierda y me molesta horrible pensar que gracias a sus mentiras adornadas, yo jugué a ser alguien que nunca quise ser, pero que amaba de un modo catastrófico. Yo me aferré a ser la bolsa de la partida, siempre. En otras palabras: Yo jugué a ser feliz y dármelas de madurita.

Pudiese escribir en vez de esto una carta, pero me parece el colmo del bolsismo escribirle una carta a alguien que probablemente ni entienda lo que intentas expresar en ocho párrafos. Por eso no le escribo una carta. Y porque, a decir verdad, intenté hacerlo y no pude escribirle que lo amaba como siempre, porque -para felicidad mía- eso ya no es así. Y me dí cuenta hoy.
Es evidente que lo sigo queriendo (bolsa yo), pero no le quiero como antes. Le quiero para una noche, para una fiesta, para un cine, para un helado. Le quiero incluso para una aburrida clase de matemática.
Pero ya no le quiero para ser el papá de mis hijos, el del las mil fotos en mi collage, la compañía en París, el dueño de todas mis entradas, el motivo de mi felicidad, el hombro para llorar, la compañía para un pie de limón, el de los susurros al oído, el de los mil suspiros, el de la cursilería, el de los detalles, el guapo que viene hacia mí.

Así pues, debo invitar a mi yo interno a la fiesta esta noche. Porque un par de copitas son las mejores para celebrar que subí un escalón, que dí un paso hacia adelante, que me estoy permitiendo ser feliz sin él, que puedo ser mucho más, que puedo reinventar el detallito de amor y que no es el único que me hace reír.
¡Sí, señor!

3 comentarios:

  1. Y un gran escalon!

    P.D. Ya te respondi tu duda de mi entrada (: (sin darme cuenta)

    ResponderEliminar
  2. hola andrea.. la vida es asi, quizas un dia vemos a alguien, compratimos con el muchos momentos pensamos que nos traera felicidad eterna y asi como vino, pues se desaparece todo lo lindo que un dia viviste y soñaste, se acaba todo..
    A veces hablar de tu relacion en un blog puede pasar como algo inmaduro y mas aun cuando hablas mal de esa personita que por casi un año lleno tu dias de felicidad.. NADA ES PARA SIEMPRE! como bien lo dijo luis fonsi jeje, asi q ruerda y aprende de toda esa aventura que viviste y llevala siempre contigo. No eres una tonta y el menos un idiota o como quieran llmarse los dos.. son unos aventureros de la vida, se arriesgaron a salir juntos, a enamorarse y a terminar una relacion llena de sueños. VIVE! y relax, estas empezazndo la vida, y cosas como estas te pueden seguir pasando, o no.. nadie lo sabe.

    No menosprecies a esa personita que te hizo feliz..Seria bien hipocrita de tu parte cuando bien lo dices, aun lo quieres y lo consideras un bolsa..
    Siempre lo he dicho, el que se enamora pierde... no te enamores, lo hiciste, asume tus consecuencias...Ahora, vive y dejalo vivir tranquilo, superalo!, ahora es q hay caminos que recorrer..

    Betsabe Bustillos
    La hermana del niño que te hizo feliz por 1 año y tantito..

    ResponderEliminar
  3. Vive tu guayabo al 100%. Vivelo sin miedo a hacer cualquier cosa de la que te podrás arrepentir, porque eso sí te digo, uno se arrepiente de mil estupideces, pero también se las goza!

    Besos.

    ResponderEliminar

tú también diVagas