31 ene. 2011

Real e inequívoco

Me gusta crearte besándome, inmortales en un porta retratos negro; yo sonriendo y tú riéndote de lo que dijimos justo en el click de la cámara. Me gusta crearte e imaginarte, sabiendo ya de tu presencia real e inequívoca.
He pensado en nuestro encuentro -más que real- en un sitio frío. Me gusta imaginarte sentado, de espalda a mí, leyendo un libro en el que no logras concentrarte, y del que tampoco entiendes un pasticho... Esperándome, eso sí.
Me imagino sorprendiéndote con un beso en la nuca. Un fuerte beso. El mismo que he querido darte en esos -futuros- 12 meses.
Me gusta imaginar el rostro y la mirada que tendrás en nuestro momento. Ese rostro que solo puedo permitirme mantener en probabilidad, porque quiero que me sorprenda.
Me gusta como todas las noches (siempre en las noches, en perfecta y sana paz) juego a imaginarnos, representándome acariciando tu pelo y susurrando alguna cursilería en tu oreja.
Me tomo siempre la libertad de imaginar tu olor, y refrescarme con él cuando despierto.
Me gusta porque sé que este momento llegará; real e inequívoco.

2 comentarios:

  1. Aw que lindo Andrea, nunca había visitado tu blog. Me gusta como escribes.
    @stephldzma.

    ResponderEliminar

tú también diVagas