2 may. 2010

No tiene nombre

"Perfecto. Se acabó." le dije.
Y no puedo explicarles lo bien que me siento ahora. No me siento feliz. Sencillamente me siento satisfecha con lo que dí y lo que me dieron. 
Pasé los mejores once meses de mi vida con quien -en ese momento- era un príncipe verde. No era azul porque siempre me pareció que el azul estaba muy repetido. Era verde porque es ese mi color favorito. 
Regalé ochocientas ochenta y ocho mil sonrisas, y recibí ochocientas ochenta y ocho más. 
Él me vio caer y reir. Él se robó mis "torcidas de ojos" las veces que quiso. Él me regaló un vestido perfecto. Él me hizo creer (estúpidamente) en el matrimonio. Él me vendió vasos de agua. Él me robó besos. Él me hizo cosquillas las veces que quiso. Él me hizo probar dulce de lechosa. Él tenía la capacidad de hacerme estar triste, y a los dos minutos feliz. Él comprendía mi obsesión con París (y la apoyaba). Él prepara la espuma de limón más rica de este planeta. Él tenía un gusto musical del carajo. Tenía, porque ahora escucha reggaeton.
Él preparaba el mejor sushi. Él se reía de mis tonterías. Él me enseñó a bailar (creo) merengue. Él tiene los mejores dientes y brazos. Él me regalaba rosas y chocolates. Él me cantaba "y hacer un equipo de fútbol con puros niños de los dos" y yo sólo me reía. Él tiene buen gusto y pésima ortografía. Él es el cuadre en la discoteca. Él me preparaba los mejores almuerzos. Él vio Julie & Julia conmigo. Él es el mejor bartender. Él era súper cursi. Él hablaba de carros y yo lo toleraba. Él me pareció perfecto durante once meses. Él prepara la mejor torta de chocolate. Él me enseñó algunas cosas en inglés. Él me enseñaría a manejar. Él quería Sebastián, y yo Andrés. Él quería Isabella, y yo Victoria. Él es piscis y yo escorpio. Él me escribió los mails más cursis (incluso más que este post).
Él era mi novio.
Él y yo eramos felices, coño.
Ahora, él y yo somos ex novios. Y eso me parte el alma en ocho pedazos. 
Él siempre va a marcar esa diferencia cuando me pregunten por mis ex. Porque siempre hay un pendejo que lo hace. De los demás puedo decir cualquier cosa, pero de él hablaré media hora. 
Hoy releí las mil conversaciones de messenger. Y no puedo dejar de lamentarme por tanta estupidez y cursilería junta. Lo bueno es que siempre le dije todo lo que me nacía decirle.
Por lo que veo, nunca supo cuánto le amaba. Y eso me vuelve a partir el alma, ahora en dieciséis pedazos. 
No comprendo en qué momento se aburrió de mí, y de mis mil payasadas. No comprendo porque no quiero comprenderlo todavía. 
Él y yo somos ex novios.
Y se acabó. 

10 comentarios:

  1. Es preferible terminar antes de que los momentos malos opaquen los buenos.
    ¡Sacale todo el provecho a la terminada!
    No borres los mails, sms ni las conversaciones. Dan mucha risa cuando las relees (Super yo anoche)
    Y bueno, aprendizaje: No se puede confiar en hombres con dentadura perfecta!

    besos!

    ResponderEliminar
  2. No creo que sea útil borrar algo. Porque el sentimiento será exactamente el mismo.
    Así que quedan muchas entradas por escribir, ¡sí, señor!
    Necesitamos niños con dentaduras estropeadas, será.

    Beso!

    ResponderEliminar
  3. Hasta cuando escribes desde el dolor ,lo haces maravillosamente bien ...pulgar para arriba para Andreita!!

    Yo estoy convencida que todas las cosas suceden por algo ...tal vez esa dentadura reluciente te confundió ..y viste una sonrisa donde debiste ver una mueca de hastío..Digo yo,no??

    Siempre cerquita de vos ,chiquita hermosa ♥

    ResponderEliminar
  4. Ali -gaviota argentina y sensible ♥4/5/10 8:58 p. m.

    La de arriba soy yo , Ali-gaviota ♥

    ResponderEliminar
  5. ali -gaviota ♥4/5/10 8:59 p. m.

    La de arriba soy yo ..tu amiga argentina que te adora ♥

    ResponderEliminar
  6. Mmm curioso...
    Hoy lei por ahi las "10 cosas que no debes hacer en la primera cita", y una de ellas era hablar o preguntar sobre los ex.
    Para mi, que se vaya a la shit esa regla porque yo si lo hago (quizas no en la primera cita) pero si lo pregunto... Demuestra maduración asi te siga pegando, (el sentimiento, no él fisicamente).Asi que bravo por ti nena. nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  7. No se compara leer literatura con esto, y no en el sentido peyorativo de la palabra, al contrario, en sentido honroso; quiero decir: es hermoso.

    "Él y yo eramos felices, coño", "y se acabó"... MIERDA. Mierda... otra vez. Siento tu ira, tu tristeza, tu frustración más que con cualquier otra grandiosa pieza literaria. Supongo que el sentimiento sí se puede expresar con palabras, y palabras tan sencillas como las tuyas.

    Pura poesía.

    ResponderEliminar
  8. Te cité en mi blog. Ojalá no te moleste, pero sencillamente este post no pudo haber sido mejor para entender un par de cosas.
    Y sí, tienes razón. Sólo hay que dar un poco de tiempo para que las cosas vayan volviendo a su lugar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. No te había comentado aquí chica, que este post me encanta... y se acabó.

    ResponderEliminar

tú también diVagas