7 dic. 2009

Soñar... no cuesta nada

He tenido la magnífica oportunidad de estar en un apartamento sola, desde hace dos días. No era el mejor de los apartamentos, porque había calor y mucha construcción cerca, cajas, polvo y ropa por todos lados. Pero eso no importó, porque fui gente por un instante.
Hice a un lado las construcciones, el calor, el desorden, y el vallenato del vecinito.
Entré al cuarto y comencé a inventar combinaciones al estilo Polyvore (sin las carteras Chanel ni los zapatos Michael Kors). Saqué hasta el último trapito existente y fui feliz.
Abrí los gavinetes. Los cerré. Abrí la nevera, tomé agua. La cerré. La abrí de nuevo, porque a mí me encanta hacerlo.
Música a volúmen moderado (para no molestar al vecinito vallenatero). Canté. Bailé mal, pero bailé. Canté de nuevo. Me caí.
Sí, me caí.
Me reí. Seguí cantando.
Salí del baño.
Acto seguido, regreso a la nevera, como si algo hubiese faltado por revisar.

Fue maravilloso, porque hubo demasiada paz.
Me imaginé de 25, al estilo LCDM.
Me imaginé y me sigo imaginando feliz.



Conclusión: Yo quiero tener 25, un apartamento y... lo demás me lo reservo.

3 comentarios:

  1. Tengo 24 y un apartamento alquilado y aun así es muy sabroso. Dos días deben ser aun MÁS sabrosos porque la responsabilidad de cuando llegan las cuentas a final de mes unido a mantener el orden y la limpieza...no está fácil.
    Sin embargo...ojalá vivas la experiencia!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, por ahora sólo imaginar, resulta fantástico.. Veamos qué pasa después.. ;)

    ResponderEliminar
  3. El momento ya te va a llegar! Disfruta lo que tienes ahora y planea tu futuro. Adelante! Que los sueños no están sólo para soñar. Besos!

    ResponderEliminar

tú también diVagas