27 dic. 2009

Baby, come back!




Tú no tienes idea de lo apagada que me dejas todos los días; yo puedo gritar que estoy feliz, pero siempre -leeme bien- siempre tengo un suiche apagado por tí y la tristeza que desprendes.
Tú no tienes idea de los chorrocientos meses que llevo pensando escribir ésto. Y digo "escribir" y no "escribirte", porque nisiquiera tengo seguridad de que estés preparada para entenderme.
Tú no tienes idea de lo triste que es para mí, verte desarreglada todos los días, porque siento que se te fue la vida; estás con nosotros, pero no aquí.
Me duele muchísimo que hayas olvidado casi completamente escribir, que te de pereza leer medio párrafo en el periódico mediocre ese que compra el abuelo todas las mañanas.
Tú no tienes idea de nada de ésto, porque sencillamente no te importa. No te importa lo que piensen los demás de tí.
Y me tomaría el atrevimiento de pensar que tampoco te interesa lo que piensas de tí misma, porque "equis".
Tú no tienes idea del hueco horrible que se me hace cuando todos los días entro a tu cuarto y te veo, cual niña, viendo comiquitas "porque son chéveres".
Tú no tienes idea de la pena ajena que me da cuando abres tu bocota sin pensarlo.
Tú no tienes idea de lo horrible que me siento cuando te niego una salida, o cuando te grito impulsivamente.
Tú no tienes idea de lo mucho que anhelo que vuelvas a ser la misma de antes; la de los consejos y risas en la madrugada, la que me regañaba y no me dejaba salir con ella porque era "muy chamita".
Tú no tienes idea de lo que extraño esos viajes a la playa, en los que hacíamos chismógrafos y peleaba contigo para que me dejaras contestarlos. O de los chapuzones perfectos en la piscina, aunque me ahogaras y me hicieras llorar (del mismo modo en que lo hago ahora).
Tú no tienes idea de las horas que me robas -inconscientemente- a diario.
Tú no tienes idea, pero espero que un día la tengas, y cultives la maduréz para afrontarlo, y entonces volver a comenzar.
Obviamente, tampoco tienes idea del papelito que me volví escribiendo ésto. Sólo bastaría un abrazo tuyo y un "ven, vamos a acostarnos juntas" para volver a ser yo y reirme como antes.
Te quiero de vuelta; como antes, como hace 10 años.
No es imposible, Vane.
Quiérete, y entonces saco la cajita donde guardé la paciencia y volvemos a ser las mismas.
Te adoro.


3 comentarios:

  1. RECUERDA LOS MATICES DE LA VIDA, TU SABES QUE LLEVO A VANE A SER ASI Y NI SIQUIERA ES SU CULPA NO LO SIENTAS UNA CARGA SOLO TOLERA TQM Y SI ESCRIBI ALGO MAL NO ME REGAÑES

    ResponderEliminar
  2. Hasta un punto pensé que te escribías a tí misma...sí, yo y mis delirios de "alter egos". Jajaja. En fin . Muy sentido y apasionado texto.
    xooxox

    ResponderEliminar
  3. A veces todos queremos que vuelva la vanessa de antes...!! Pero recuerda prima mia Que todo lo mejor es lo que pasa! Dios no hace las cosas xq le provoca, cada cosa que hace tiene un propósito!... A veces pienso lo mismo que tu expresas en esta nota pero no podemos hacer nada lamentablemente, y lo que me llena es que hemos podido afrontarlo y superarlo... Ella sigue con nosotrso y es eso lo que verdaderamente importa...!! :D Te AMoooo ♥
    att: yeya xD

    ResponderEliminar

tú también diVagas