17 nov. 2009

A ver.. Seamos sinceras

- Mi yo interno aparece todos los días y me lanza soberanos regaños. Yo pacientemente me calo mi discurso y trato de meterme el orgullo por la naríz y darle la razón cuando la tiene. El problema es que siempre la tiene.
- Hace un tiempo me habló de pasión, y fuerza. En ambas tuvo razón. Últimamente soy de lo más marikita y yo odio eso.
- Me preocupa horrible que un día mi novio descubra que no quiero aprender a cocinar, que puedo ser ordinaria, que me ruborizo excesivamente fácil, que nunca estaré buena porque no es ni será mi objetivo de vida, que me encanta que me hable de carros aunque no entienda una mierda, que el extrañarlo tanto me está matando, que su media sonrisa me tiene babeada, que lo pienso más que a cualquier cosa, que soy "celosa enclosetada", que me fastidia horrible no aparecer en todas sus fotos, que me parece perfecto, pues, es el hombre perfecto. Y yo odio la perfección. Pero lo amo a él.
- Me armé de valor y te dije varias cosas que necesitaba que escucharas, papá. Eso me regresó a la vida. Gracias.
- Odio cuando no puedo decir groserías.
- Tengo unas ganas de llorar inexplicables.
- CDLM.
- Te extraño.
- El no poder verte me mata, coño. Y no creo que haga falta un por qué.
- No quiero que mi familia lea mi blog de nuevo.
- Quiero borrar a mucha gente de mi Facebook, porque me cae medio mal.
- Me asquea cuando me dicen que estudie Medicina.
- Llorar me hará bien. Llorar me hará bien.
- No. Mejor ven a acá y dame un beso. De esos que nos gustan. Con o sin chocolate. Quiero que me valga madre la gente, la mesa y todo lo demás, y poderte besar como quiero.

CDLM, chica.

1 comentario:

  1. hey hey y yo te caigo bn medio bien medio mal?
    se sincera...=)
    no digas groserias.....
    estar separados y sentir la impotncia al no poder ver, toca o besar a esa persona q amas es lo peor de este mundo¡¡¡

    ResponderEliminar

tú también diVagas